Skip to content

Hotel Hurlingham (Mar del Plata)

Lo que supo ser un coloso de la hotelería en la Costa Atlántica hoy no es más que reunías. Demolido a finales del 2015.

El Grand Hotel Hurlingham fue proyectado en 1937 por el estudio Miglierini de la ciudad de Buenos Aires e inaugurado en 1939. Su dueño era Martín Durruty. La construcción original se levantaba sobre un lote de 1.936 metros cuadrados, con una superficie cubierta de 8.365 metros y otros frentes por calles Pellegrini y Gascón.

“La impronta del estilo yate puede verse en los ventanas de los baños (ojos de buey) y en los ángulos redondeados de los volúmenes prismáticos. Pero es en las construcciones que rematan el conjunto y en las terrazas aledañas donde el estilo yate se expresa con mayor libertad y le otorga un carácter original. Esta parte recrea el puente de mando de un navío, y cada detalle contribuye al efecto: las ventilaciones que se curvan y las barandillas metálicas que bordean las terrazas”, describió.

Ubicado en Boulevard Marítimo Peralta Ramos 4063 y con salida a la calle Gascón, “el Hurlingham” fue un símbolo del turismo social marplatense. Adquirido en 1948 por la Federación de Empleados de Comercio recibió grandes contingentes de turistas y hasta cambió de nombre: se llamó Eva Perón.

Sus salones, con amplios ventanales que daban al mar, fueron escenario de grandes eventos sociales. El gremio lo retuvo hasta 1992 cuando lo vendió a un privado. Entonces empezó su decadencia.

En el inicio de la década del 2000, el hotel fue alquilado a contingentes del interior del país a través de agencias de turismo. Pero en la temporada 2004/2005, ante sus serias irregularidades edilicias, fue clausurado por la Dirección de Inspección General.

Años más tarde, la propiedad  fue comprada en un remate por el ex presidente de Gimnasia y Esgrima La Plata, Juan José Muñoz. Cuando el dirigente falleció en mayo del 2012, el inmueble pasó a su hijo, Facundo Muñoz.